martes, 29 de noviembre de 2016

"Carta a un militar español"


Os animo a participar en el concurso literario "Carta a un militar español", organizado por las Fuerzas Armadas. No os tomará mucho tiempo y puede ser una forma de aprender muchas cosas sobre nuestra Historia, nuestros héroes y ganar atractivos regalos.

Os dejo aquí el enlace donde podéis leer las bases: http://www.cartaaunmilitar.es/

Jarabe expectorante


Esta postración mía de los últimos días no me impide seguir pensando en el origen de nuestras palabras, lo cual es un hábito y, como quiera que los de 4º os estáis adentrando en el estudio de los monemas que conforman estas palabras, guiado este estudio por mí a distancia, he pensado en el que creo que es un buen ejemplo que aportar para que veáis la importancia de todo esto.

La palabra "expectorante" se refiere a un medicamento que hace que el paciente (el impaciente a veces), expulse flema que tiene alojada en las vías respiratorias.

Con al rabia que le da a una perder la sensación del olfato, aunque sea temporalmente (efecto que suele tener un buen ataque vírico, como el que estoy sufriendo yo), el hecho de que una deje de oler la sopa, la hierbabuena, el puré de patatas y todo aquello que le abre el apetito y los sabores de todos estos platos se neutralicen en una misma sensación de insipidez,viene acompañado de un hecho que aún nos indigne más: los jarabes y los medicamentos que hacen efervescencia en el agua, ésos sí los percibe una por el sentido del gusto, y a más nauseabundos, más le saben a una. La hierbabuena no, pero todos estos sabores nauseabundos, sí.

Todo sea por la curación, que tarda en llegar tanto como el verano en el colegio. De momento, nos conformamos con bucear en las raíces de estos brebajes:

"Expectorante" procede de una raíz clásica que debéis haber estudiado en estos días, si habéis seguido mis instrucciones. La raíz es "ex", que significa " de dentro a fuera" y la otra, que no conocéis , peor podéis deducir, es "pectus, -oris", sustantivo latino de la tercera declinación que significa "pecho". Por tanto, lo que saca algo del pecho es un "expectorante".

Ya sabéis lo que significa esta palabra. Cuando un médico os diga que os recetará un jarabe expectorante, sabréis para lo que sirve el jarabe; a su vez, vosotros podéis pedir el medicamento con propiedad en una farmacia y ninguno de mis alumnos debe nunca escribir "expectorante" con "s".

Vemos que el estudio de los monemas mejora nuestra capacidad de comprensión y expresión en la lengua e incluso puede influir en la mejora de nuestra ortografía. Y esto es sólo lo que ocurre con una palabra. ¡Cómo seréis de buenos en expresión y comprensión lingüística cuando estudiéis todo lo que os proponemos!

viernes, 25 de noviembre de 2016

El Jerez ocupado por los árabes; Edad Media, 3º ESO





En 3º ESO estamos estudiando el contexto histórico de la literatura de la Edad Media aquí en España. No podemos olvidar que nuestra ciudad, Jerez, es de creación árabe, ya que parece que en tiempos de los romanos lo que existía en esta zona era un campo, el Ager Ceretanus, con un pequeño núcleo urbano que fue despoblándose posteriormente y al que llamaban Ceret, en honor a la diosa Ceres, la estatua de la cual  podemos ver en la Alameda Vieja actualmente. Ése es el origen del nombre de barrio "Ceret Alto", de nuestra ciudad. De la época de los romanos se conservó un horno que han destrozado parcialmente en una obra. Podéis leer la noticia aquí. El núcleo de población romano importante era Asta regia, actualmente Mesas de Asta, que aún debe ser estudiado por arqueólogos para encontrar los muchos hallazgos que debe de haber enterrados. En tiempos de los árabes, Ceret pasó a ser pronunciado como Šeriš (Sherish). De ahí el nombre de Jerez. Una vez reconquistado, se le añadiría "de la Frontera" al lidiar su término con la frontera del Reino de Granada.

¿Cómo era nuestra ciudad en tiempos de los árabes? Sabemos de ella por el geógrafo al-Himyarî de Sharîsh (Jerez): "es una ciudad mediana, está fortificada y esta rodeada de numerosa plantaciones de viñedos, olivos, trigales e higueras". Además de su proximidad al mar, unida a la riqueza de sus campos, la convertían en una ciudad importante con una agricultura rica en cereales, vid y olivo.

Hemos de recordar en este punto que la entrada de los musulmanes en nuestra península tuvo lugar después de una batalla muy cerquita de aquí, la batalla del Guadalete, librada entre los
soldados del general bereber Tariq (dio su nombre a Gibraltar, yabal Tariq o monte de Tariq) y las huestes del visigodo don Roderico (Don Rodrigo)en el año 711.

Los musulmanes se asentaron en el antiguo Ceret y dieron forma a nuestra ciudad, amurallaron el recinto y le confirieron características de ciudad musulmana. El trazado de nuestra ciudad es árabe. Jerez, posteriormente, se convierte en el siglo XII en una de las ciudades más importantes de la Baja Andalucía, como lo demuestra la monumentalidad de su alcázar y la extensión de la muralla, con un perímetro de 4 Kilómetros, que encerraba una ciudad de 46 hectáreas y que llegó a tener una población de 16.000 habitantes.


El alcázar es de la época de los árabes también, concretamente de los almohades. El término deriva del árabe al-qsar. Era una fortaleza rodeada de murallas con torres, de las cuales se conserva la torre octogonal junto al pabellón del patio de Doña
Blanca, que está a sus pies y en el recinto del alcázar puede verse, muy bien conservada, la única mezquita que se conserva de las dieciocho que había en la ciudad. La mezquita conserva sus clásicos arcos de herradura y los elementos necesarios para el rito musulmán, tales como son el alminar, torre desde donde el almuecín o almuédano llamaba a la oración; el patio de abluciones, con pila en el centro, para hacer los rituales de limpieza



necesarios antes de entrar en la mezquita; la sala de oración y el mirhab, pequeño nicho abierto en una de las paredes, la kibbla, que señala el lugar hacia donde ha de realizarse la oración, La Meca. Los baños árabes (hammam) se conservan en muy buen estado y son típicos de aquella cultura: de reducidas dimensiones y con lucernarios cenitales en forma de estrellas. En la ciudad se documentaron otros siete baños árabes más, aunque se desconoce dónde estaban situados. En el alcázar hay una puerta de entrada desde la ciudad, con entrada en recodo y arco de herradura y otra puerta, la puerta del campo, que suponía la única entrada al alcázar desde el exterior de la ciudad.

Fuera de las murallas, en el sitio que hoy ocupan la iglesia y claustros de Santo Domingo, había una fortaleza habitada por monjes guerreros musulmanes, una especia de qubba o castillo.

No vamos a decir que en Jerez no hubo caballos antes de los árabes. LA cría de caballos aquí se remonta al menos al tiempo de los fenicios. Cuando los griegos llegaron a la península quedaron impresionados por la belleza de estos animales. Jenofonte (lo tengo de alumno en clase de Latín) habló en alguno de sus tratados sobre el cuidado de los caballos en esta zona. Aunque se criaban en otras zonas de Andalucía, en este área se criaban con más arraigo.Con la llegada de los musulmanes lo que sí se dio en Jerez fue la primera mezcla de razas, cuando cruzaron los caballos que traían con los de Jerez. A esta raza se le conoce como "caballo árabe español", de tronco y cuello corto, largo de cañas pero no tiene mucha velocidad ni resistencia. Posteriormente, los hermanos de la Cartuja cruzaron un caballo hispanoárabe con otro de origen alemán, aunque esto fue ya en el siglo XV, dando como resultado el caballo que se conoce como cartujano y que, por lo que vemos, tiene sangre árabe.

Parece que el flamenco es una música que surgió como resultado de la fusión de una serie de elementos, entre ellos, también árabes. Hay muchos puntos de unión entre el flamenco y la música sufi de Persia, adonde llegaron también los musulmanes.


En Jerez había una gran judería, que se situaba en la zona  de la plaza del Banco y la plaza del Santo Ángel, aunque ésta se creó después de la Reconquista y permaneció allí hasta que fueron expulsados en el siglo XV. El barrio estaba constituido por una serie de callejas estrechas y tortuosas donde vivían judíos y cristianos también y tenía dos sinagogas. Estaba muy bien organizada proque había que aprovechar el espacio al máximo. Las puertas del barrio de la Judería se cerraban antes de la noche y las autoridades insistían en que volvieran a casa antes de que se cerraran las puertas, a pesar de que la mayoría de los habitantes trabajaban en comercios fuera del barrio. el cementerio judío se encontraba por la zona de la calle Honsario, cerca de nuestro colegio.

En cuanto a las dieciocho mezquitas que se documentaron en el Jerez andalusí, algunas fueron sustituidas por iglesias cristianas tras la Reconquista, caso de San Juan de los Caballeros, San Marcos, San Lucas y San Mateo, que se erigieron en memoria de los Evangelistas, o la Catedral, donde se situaba otrora la mezquita mayor.

Un dato curioso es que tras la conquista de Jerez por Alfonso X el Sabio en 1264, el rey compuso (si no por completo, al menos participó en la composición) las famosas "Cantigas de Santa María" (datan de 1284), en que se cita varias veces a nuestra ciudad. Uno de los hechos que se refieren en ellas es la rebelión de los musulmanes en 1264 contra los cristianos, a quienes pasaron por cuhcillo en el alcázar y la quema de la capilla de Santa María, antigua mezquita árabe. La reacción de Alfonso X no se hizo esperar y tras un asedio de cinco meses, Aben Abit (Ibn Abit), "señor de la villa de Jerez",  capitulaba y entregaba la llave de la ciudad y el alcázar al rey cristiano.

La gesta épica de la reconquista de Jerez por el Rey Alfonso el Sabio empieza así “Era cuando don Alfonso / hijo del rey don Fernando, / iba cobrando estas tierras / para los reinos cristianos”… Y más adelante narra la profanación por los moros de la pequeña capilla de Santa María del Alcázar y el milagro de cómo “una talla de la Virgen / que en la capilla encontraron / la arrojaron a las llamas / presa de furor nefando; / pero las lenguas de fuego / la madera respetaron / que es sol la Virgen y el sol / nunca puede ser quemado”.

El romance cuenta cómo, en sueños, el rey vio a la Virgen alzarse en su trono “y con el Niño en sus brazos / salir del terrible incendio / fuera del lugar sagrado. / Entendió Alfonso este sueño / como aviso de lo alto / de que en Jerez, el Alcázar / había sido profanado./ Tomó a su gente más brava, / sacó su pendón morado / y con gran caballería / corrió Guadalete abajo / por librar a la Señora / de tal vergüenza y tal daño”. Y dice el romance, recitado por Cádiz Salvatierra, que recuperado Jerez y su Alcázar, la milagrosa imagen “a modo de desagravio / fue sacada en procesión / con gran pompa y boato”.

Por otra parte, el arqueólogo don Domingo Martín, en la conferencia que dio en nuestro colegio hace unos años, mostró su felicidad por haber encontrado en la plaza de Belén un ataifor árabe del siglo X que procedía de Medina Azahara.


¿Qué ocurrió con los habitantes cristianos de Jerez en tiempos de los árabes? Los musulmanes tenían una consideración con los que ellos llamaban "los pueblos del Libro", es decir, con cristianos y judíos (y algunos otros miembros de otras religiones monoteístas). La dhimmah (significa "pacto" u "obligación") era un concepto del Derecho Islámico por el cual el sultán los cristianos y judíos vivían bajo la protección del sultán y tenían una serie de derechos y deberes.


La “dhimmah” en Jerez de la Frontera, incluía, además de una serie de impuestos, más normas, como la prohibición absoluta de poseer armas, de habitar casas más altas que las de los verdaderos creyentes, de montar a caballo y de vestir ropas lujosas y de colores vivos; la reducción del valor del testimonio de un cristiano y un judío al de una mujer musulmana, que era la mitad que un varón musulmán.
Aún existe la dhimmah en el Estado islámico. Aquí os dejo una noticia sobre ello.

En el exterior de la muralla, en el espacio que ahora ocupa la plaza del Arenal, se encontró cuando se intervino para realizar los aparcamientos subterráneos, un cementerio musulmán o maqbara. Don Domingo Martín también nos habla sobre ella en su conferencia, que podéis consultar en la sección de conferencias de este blog, pues él estuvo presente e intervino en la excavación.

Los árabes nos han dejado también muchos préstamos lingüísticos o arabismos. En Jerez la calle Medina debe su nombre al árabe ("medina" significa ciudad); el nombre de Andalucía deriva del árabe "Al-Andalus"; el topónimo Gibraltar procede de Yabal Tariq, es decir, el monte de Tariq; "wad" en árabe significa "agua", o sea, que los nombres de ríos que empiezan por "guad", como Guadalete o Guadiana también son árabes; Guadalquivir significa "el río grande"; el nombre de Algeciras procede de Al Jazeera Al Khadra , que significa "la isla verde"; los topónimos que se forman con el nombre "Alcalá" proceden del árabe al-qala`a, que significa "castillo"; el nombre de Almería viene de Al Meraya, ‘atalaya, torre de observación’;Jaen viene de Jayyan, ‘encrucijada de caravanas’; el nombre de Tarifa procede de Jazira Tarif , es decir "isla de Tarif", el primer conquistador bereber; el nombre propio "Cid" significaba en árabe "señor fuerte y valeroso"; la palabra "Asesino" es de origen árabe y significaba en su origen "adicto al cáñamo indio", por lo que también se relaciona con el ´término "hachís", también de origen árabe; ajedrez, arsenal, aceite, babucha, albañil, alcachofa, aceituna, alcohol, aduana, barrio, bellota, berenjena, la expresión ¡hala!; hola; probablemente la expresión "olé", que se dice que viene del árabe Allah (oh, Dios); "ojalá" (de  In sha Allah, que significaba "si quisiera Dios); zanahoria, zafio, zoquete, fideo; quintal; naranja; sandía; sorbete; limón; jarabe; joroba, jirafa y otras muchísimas voces castellanas proceden del árabe.