miércoles, 29 de junio de 2016

Adiós a la promoción de las estrellas

El último día de clase llevamos a cabo en tutoría la actividad de la capsula del tiempo. Introdujimos algnos recuerdos del curso en una cajita que esperamos recuperar un día cuando nos reunamos en uno de los aniversarios de la promoción. La caja contenía las estrellas que han estado en el mural a lo alrgo del año, símbolo de la promoción 15/16, una baraja de naipes con fotografías de los niños y cuna característica de cada uno de ellos y una carta de despedida que quiero hacer extensiva a todos los alumnos de 4º ESO, y lo hago mediante este artículo en el blog. ¡Que paséis un feliz verano!:


Todo comenzó un quince de Septiembre. Yo sabía que este año venía a 4º ESO una promoción con temperamento, de las que no denja indiferente a nadie, que veníais pisando fuerte. No importaba. Para mí este curso seríais mi firmamento, el objeto de mi dedicación, mis niños, mis estrellas... Cada uno de vosotros brillaría con luz propia. Unos, con luz más intensa, tan intensa que a veces era difícil dar clase; otros con un brillo más tenue, menos cegador, pero sereno y encantador.

Teníamos unos meses por delante, una parte de nuestra finita vida para compartir unos con otros, unos mese que pasan rápidamente, tan fugazmente como se deslizan y desaparecen de nuestra vista las horas del día que son consumidas. Cada mes, una hora, desde las nueve de la mañana que eran cuando nos conocimos en Septiembre hasta las seis y media de este mes de Junio.

Llegó pronto el mes de Octubre, apenas acabábamos de digerir el mes de Septiembre: las primeras lluvias, los frutos secos y al preparación del día de la Niña María a partir de Noviembre. Os he visto corretear en el patio del colegio desde pequeños, os di clase con tres añitos, en la época de las taleguitas a las que se refirió Dani en el discurso. Os habéis hecho tan grandes que podíais llevar el paso de la Niña María sin revolearlo. Os confiamos este privilegio a vosotros, los mayores del colegio. Santa Juana de Lestonnac instituyó esta procesión en 1610 y más de cuatrocientos años después continuamos con esta tradición que os vincula de forma directa con la Fundadora y con sus pretensiones, sus objetivos de educar a un montón de personas en la fe. Sois alumnos de la Compañía de María. Eso no os lo puede quitar nadie.

En menos que canta un gallo, dejamos Noviembre por Diciembre, que es cuando tienen lugar las actividades de Adviento, la campaña de Navidad, la convivencia, los villancicos (queda testimonio en el blog de la buena voluntad con la que cantasteis uno de ellos en inglés y tambien de las tarjetas con que expresasteis a vuestros compañeros los mejores deseos de Navidad). ¡Navidad! ¡Con qué ganas las cogimos! Roji fue adoptada en casa de Mercedes y así, cada mochuelo se fue a su olivo durante unas semanas.


Enero. La una de la tarde. Frío y, aunque este año no tanto, dábamos las clases sin quitarnos el abrigo. A pesar de lo cual, Jesús seguía yendo a la playa. El mes culminó con el día de la Paz y la niña de las mil grullas, cuyo nombre aún no sé pronunciar.

Entretanto, exámenes, tarea, palabras que aprender en nuestro idioma y en otros, llamadas de atención en clase, enfados, amores y desamores, abrazos de amigo, consuelos, suspiros, llantos y ataques de risa...

Mes de Febrero. Las dos de la tarde. El sol ya en lo alto, fuimos a hacer una visita en inglés por la ciudad; algunos hicieron doblete con Albacete y el puente final de mes unió Febrero con Marzo.

¡Cómo ansiabais al aguerrido mes dedicado al dios Marte! Este año el mes traía las vacaciones de Semana Santa y el viaje de fin de curso...¡Cuánto disfrutasteis! El rey León, las tirolinas, Palacio Real... Da igual que sea aquí o en Madrid, sois la misma piña.

En Abril preparamos el raprto de poemas, el día del siglo XIX... y el cuentacuentos, que para unos fue coser y cantar y para otros, algo más difícil de preparar...Coser coser, la que de verdad cosió y magistralmente, fue la madre de Miguel Ángel. ¡Qué disfraz! No se ha visto  mascota más atractiva en el colegio jamás. Por no hablar de los cerdos y el lobo tan "sexy" que tuvimos en 4º A y la cucaracha Martina, la rana... un zoológico espectacular y bilingüe con el que excedimos al de la señorita Laura, la verdad.

Mayo es el mes de las flores, la quinta hora del día. Santa Juana y la Virgen de la O tuvieron el protagonismo. María Belda fue nominada para el premio Patricia Bazán. ¡Quién si no! Si hasta vino a ayudar a la tómbola después de la excursión de la playa...¡Anda que no charlamos esa noche ni nada!

Junio ya no está hecho de tiempo, no sé de qué está hecho: de graduaciones, de globales, de libritos de despedida,... De hecho, se nos va, como un libro antiguo se deshace en nuestras manos al pasar sus páginas. Ya no queda nada. Y cuando digo nada, me refiero a la nada, a que esto se acaba, a que mañana no nos veremos a las ocho y cuarto de la mañana y no miraré resginada a Dani por llegar tarde. Sin embargo, no me gusta pensar que después de tanto tiempo, no existe nada entre nosotros.

Como tutora he intentado ayudaros, escucharos advertiros, educaros, llamar vuestra atención, seduciros, alegraros, animaros,...amaros...Errores tengo infinitos, buena voluntad quizás más. Cariño a lo que hago, a mis asignaturas y a mis alumnos, en grado muy alto. Siento no haber cumplido vuestras expectativas si ha sido así. Si os habéis sentido desatendidos, desmotivados o tristes en algún momento del curso, asumo la parte de culpa que tengo. Perdón. Mi cariño hacia vosotros es infinito y así se mantendrá siempre, y no es un tópico si digo que me tenéis aquí cuando me necesitéis u os apetezca venir a verme y charlar un rato.

No me gusta la idea de conocer a las personas y no volver a tratarlas. Quiero pensar que Dios nos pone en un mismo camino a unos con otros con un objetivo. Cuál es ese objetivo es lo que se va descubriendo en la relación con las personas.

Siento que me ha quedado mucho por deciros. A principio de curso, quería aprovechar cada minuto con vosotros, comerme el mundo... y ahora me doy cuenta de que me ha faltado tiempo para expresaros un montón de cosas:

Quiero recomendaros prudencia en vuestra vida. Que siempre actuéis con mesura (ahora no podéis poner el pretexto 
de que no conocéis la palabra para no ser mesurados, pues os  sabéis "de pe a pa" el Parque léxico, y la palabra está incluida en él). A vuestra edad os recomiendan que no hagáis locuras...Como diría el protagonista del cuento de Navidad...¡Paparruchas! La juventud es locura, es vida, es desenfreno...Pues refrenaos cuando esa persona que tenéis dentro, que no es otra que vosotros mismos, os diga que no estáis siendo leales a vuestra persoona. Alguien que no conocí, pero cuyo mensaje me ha llegado, solía decir que "hay que saber parar".

La moderación es importante. No hace falta demostrar siempre lo interesantes que somos. Tened humildad. Todos somos importantes, porque todos somos hijos de Dios y quien no saque buenas notas, quizás sea bueno patinando, y el que no es capaz de hacer un truco con el patín, a lo mejor es estupendo tocando el piano, y el que tenga un oído enfrente del otro, puede que sea bueno en idiomas, y el que no sabe decir ni "buenos días" en inglés, a lo mejor es un maestro del dibujo, o un experto en ajedrez,... Todas las personas tienen algo de lo que se puede aprender o que es admirable. Sólo hay que mirar dentro de ellas, quererlas, escucharlas.

Otra cosa, una obviedad. Disney tenía razón: la belleza está en el interior. De nada sirve una aburrida carrocería perfecta si uno no se siente cómodo en el interior de un vehículo. Sed buenas personas, sed, como decía Machado, en el buen sentido de la palabra "buenos". Ser bueno no es ser tonto. Y no os creáis tampoco los más inteligentes. Ni lo sois ni necesitáis serlo.

Mostrad urbanidad, respeto por los demás, enseñad el sello que os hemos querido conferir (¡otra palabra de Parque léxico! Al final va a resultar que habéis aprendido Lengua). Transmitid un bonito mensaje al mundo, sed elegantes más que ordinarios o mediocres, elegantes no sólo en el vestir (para lo que recomiendo Zara), sino también en la forma de actuar, de hablar, de ser.

Ahora son más de las seis de la tarde. Más de las seis y media en el reloj. La cápsula del tiempo espera para clausurar el curso. Yo traigo algo que quiero que el tiempo sepulte hasta que lo rescatemos o alguien lo rescate dentro de unos años. Quiero introducir en la cápsula del tiempo mis recuerdos de este curso con vosotros, no todos, por supuesto, pero sí una serie de características de cada uno de vosotros de las que me he encariñado y con las que me quedo y me gustaría dejar constancia en esta pequeña caja que de alguna forma Amancio me hizo llegar. Me quedo en realidad con mucho más de cada uno; esto es sólo una muestra que prueba que a pesar de que el tiempo pasó, aunque nuestro tiempo juntos expiró, aunque nuestro día terminó, hubo algo entre nosotros una vez.

Firmado: vuestra tutora.