lunes, 15 de enero de 2018

Somos del XIX, un mosaico social




4° ESO “A”  y "B" son las primera de las aulas en cuyos murales se contempla la sección “Somos del XIX”, un espacio formado por las imágenes de las personas de aquellos tiempos cuya identidad hemos tomado prestada este curso para poder recrear el contexto de la literatura decimonónica. Agradezco a los alumnos de cada clase que se han prestado a hacer los murales el trabajo consistente no solo en la esmerada elaboración de éstos, sino la recogida de imágenes y registro de datos que me han facilitado.
Los murales en cuestión han quedado así de bien. A ver qué tal en las otras clases de 4º y los murales de "Somos del Siglo de Oro" de 3º ESO.


jueves, 21 de diciembre de 2017

Mes de Diciembre, colores fríos...Blanca Navidad.



En la paleta de colores que en la clase nos sirve de calendario, señalamos con el pincel el mes de Diciembre, en el que hemos realizado un montón de actividades y de testigo de muchas de ellas ha estado nuestra aula, decorada con el motivo del Adviento, tiempo que anuncia la llegada de Jesús.

Estamos dejando atrás las hojas del otoño. Don José Luis, un poco cansado ya, recoge con el rastrillo la hojarasca que cada mes de otoño cubre el patio como una alfombra de vegetación muerta. La vida vendrá pronto de nuevo, pues nada más asomarnos al año nuevo, veremos en lontananza, pero no muy lejos, la primavera, ese "primer verano" que anticipará a aquel en que diremos adiós a nuestros alumnos.

Diciembre nuestro mes de venta de polvorones para el viaje de fin de curso; de propósitos de Adviento a primera hora de la mañana, junto a la oración en que se reflexiona sobre la escena de la Natividad, fijándonos en cada uno de los personajes del Belén y lo que significan; es el mes de la campaña de Navidad; del envío de tarjetas de Navidad en la asignatura de inglés; del amigo invisible en determinadas clases, con la que mostramos el cariño que sentimos hacia los compañeros; el mes del concurso "Paso del rosco"; el mes de los Reyes Magos, que vendrán mañana a visitarnos junto a sus pajes...; el mes del belén viviente, en el que han colaborado los alumnos de 4º ESO...

En el calendario dejamos las campanitas de Navidad junto a las hojas del mes anterior, como muestra de lo que fue y no será más hasta que el año próximo lleguen nuevos alumnos a ocupar y dar vida a las diferentes aulas.

Aprovecho para felicitar las fiestas a todos, alumnos, padres, profesores, personal no docente y, en general, lectores del blog.

Feliz Navidad y próspero año 2018. 

"Felices fiestas"


Esta es la expresión que hemos analizado en El Palabrero en clase esta semana. Lo aprendido sobre la palabra "fiesta" puede ser consultado aquí. En esta página se descubrirá que existe una relación léxica entre palabras aparentemente tan dispares como "fiesta", "ateo" o "fanático".

 Por otra parte, las pizarras de la clase vuelven a presentar el refrán de la semana, actividad que hemos dejado un poco de lado durante estas últimas semanas que dedicamos a exámenes y repaso de lo aprendido en el primer trimestre. En 3º ESO, el refrán es "La avaricia rompe el saco", que advierte de que a veces, por intentar conseguir demasiado, no se consigue nada. En clase, a la vez que escribimos el refrán de la semana en la pizarra, hablamos sobre él, intentando expresar su significado con corrección.

En 4º ESO, el refrán es "Baco, Venus y tabaco ponen al hombre flaco", lo cual significa que la vida licenciosa y el tabaco son perjudiciales para la salud.

La frase latina de la semana era: Excusatio non petita, accusatio manifesta, que es un término jurídico que establece que la explicación no pedida supone la culpabilidad.

Indumentaria del siglo XIX para 4º ESO.


Como sabéis, uno de los proyectos que tenemos en el departamento de Lengua castellana y Literatura de Secundaria, es la que llamamos "Un viaje en el tiempo". Los alumnos y profesores de primer ciclo celebrarán el día de la Edad Media; 3º ESO, el día de los Siglos de Oro y en 4º ESO, el día del siglo XIX. Cada alumno será un personaje real del siglo XIX, identidad que ya cada uno tiene desde hace unas semanas.

Los caballeros pueden ir vestidos de soldados napoleónicos (no he encontrado oferta de disfraz de soldado español). También pueden ir con gabán, abrigo que llegue a la rodilla, con camisas con chorreras, ahuecadas en el pecho y con pañuelo alrededor del cuello o pajarita. Hay sombreros de copa para disfraz que he visto en una  tienda del centro. También la chaqueta de un chaqué sería adecuada, y botas de montar o zapatos de cordón. Para el que quiera vestirse de soldado, hay tiendas de disfraces que ofrecen este tipo de disfraz de pantalón blanco y chaqueta azul.
Los chicos pueden pedir también unas mallas, unas botas altas , de esas de montar a caballo, por ejemplo. En último término, si no encuentran nada de esto, pueden llevar los pantalones del uniforme u otros beige claros, con los zapatos oscuros que traen a clase todos los días. En cuanto a la chaqueta, se llevaba la levita (chaqueta larga) o un tipo de chaqueta que era más corta por delante que por detrás, donde terminaba como los chaqués o fracs. Para esto, tengo guardado un patrón para hacer una chaqueta de este tipo que estaré encantada de prestaros. Habría que comprar fieltro (no importa el color), cortarlo según el patrón y coserlo (no hace falta ser un artista).
Tenemos que ir pensando en echar un vistazo a la moda del siglo XIX, puesto que cuando nos invitan a un baile, hemos de ir de etiqueta, y la etiqueta en este caso implica ir vestido como se vestía uno en el siglo XIX (o lo más parecido posible). Se le pueden añadir botones dorados, por
ejemplo. Por último, un pañuelo vistoso al cuello estaría muy bien. Quien quiera puede añadir unos galones. Algún curso hubo quien llevó la chaqueta de la banda de música a la que pertenecía, que parecían inspirados en esa época.



Para las chicas, el talle podía ser tipo imperio (a la usanza del tiempo de Napoleón, a principio de siglo, es decir, ceñido bajo el pecho); podrían también ceñirse a la cintura y con mucha vuelo, como en las décadas centrales del siglo (para esto recomiendo el uso de cancán, que
podéis incluso elaborar vosotras) o pueden imitar el uso del polisón, el abultamiento en la parte trasera superior de la falda, que puede conseguirse mediante una tela superpuesta o mediante un gran lazo, por ejemplo. Podéis usar miriñaques, en la cofección de los cuales os podría ayudar don Carlos Martínez.
Si no tenéis posibilidades de poneros un traje, una blusa alta de cuello, con encajes, con un broche con aspecto antiguo, como un camafeo, estaría muy bien. Puede que alguien tenga un traje de gitana antiguo de su madre, de esos de grandes volantes con tiras bordadas, a los que se les puedan descoser las mangas y llevarlo con un chal (la tela tendría que ser lisa, no de lunares). Creo que no os será difícil encontrar unos pendientes largos que parezcan antiguos.
Las faldas siempre son largas y las bocamangas, estrechas, pegadas. Podéis llevar como complementos, camafeos, broches, sombreros, tocados, abanicos,...

 Los tocados y sombreros son un recurso muy acertado. Hay algunos muy fáciles de fabricar, creo, a los que se le pueden añadir delicadas flores naturales o artificiales. Algunos tienen una cinta de gasa que va atada con u gran lazo bajo la barbilla. Otros tienen una gran y favorecedora visera circular que rodea la cara. Esto se puede realizar forrando de tela un cartón que cortéis con esta forma. Si no queréis llevar sombrero, basta con un peinado de forma antigua, que podáis adornar con broches o flores. Quien tenga el pelo moldeable puede hacer maravillas.







Os dejo aquí unas imágenes que os pueden servir de inspiración. Ya me iréis comentando. Por supuesto, agradeceremos a cualquier persona que tenga una brillante idea con respecto a los disfraces, que la comparta.